jueves, 20 de octubre de 2011

Proyecto final de carrera: "Rebrotar"

Estos días no actualizo porque estoy liado con una ilustración, pero en caunto la termine seguiré con las minitiras y el resto de entradas. Mientras tanto os dejo con este post:

Hace ya unos cuantos años que acabé la carrera de Bellas Artes aquí en Barcelona pero como el otro día estuve moviendo cosas con el tema del escritorio vi mi proyecto sobre la estantería y pensé que sería una buena idea para hacer una entrada en el blog.
Me licencié con una especialidad mixta de Escultura y Dibujo, pero prácticamente todas las asignaturas de los últimos años fueron de Escultura. Por tanto mi proyecto final es un grupo escultórico. Como todo, el resultado final es un cúmulo de vivencias, experiencia, azar y este proyecto fue la respuesta a una serie de sucesos.

El proyecto lleva por nombre "Rebrotar" y lo antecede "Dolor" y "El vigía (del mar de los sueños rotos)" (galería escultura en mi website). Todo el grupo escultórico tenía que ser producido del mismo modo que El vigía pero debido a una contractura cervical a resultas de un accidente de tráfico me era imposible trabajar aquellas dimensiones en metal
No entraré en todos los entresijos y a defender el proyecto, pero os explicaré como lo monté: el tomo recoge cuatro apartados en formato acordeón: la primera es mi particular caída (La Caída) a mis infiernos, con los antecedentes de las piezas que me llevaron a producir este proyecto. La segunda sección es un paseo por el Averno buscando mi camino hasta toparme con la primera pieza de la colección: El vigía.

Tras muchos cabreos, rabia y perseverancia me negué a dejar colgado el proyecto y logré encarrilarlo para que realmente mereciese el nombre Rebrotar... reconducí los materiales a un tamaño a escala con un lenguaje que me permitiese expresar de forma parecida la idea.

Fue toda una locura (y carísimo) montar el tomo en agosto con todos los comercios cerrados. La noche anterior a la entrega aún estaba pegando los acetatos en los metros de cartulinas y volviéndome loco con el pegamento para que no se moviesen. Ahora me río mogollón al recordarlo
El último apartado es una serie de fotos con las maquetas tal i como quedaron. Pero la presentación no quedó ahí: El libro lo cerré con la cadena y el candado y lo metí en una bolsa de arroz que, a su, vez enterré en tierra de abono en una caja de madera para que "germinara" xDD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario